Un viaje de tiempo breve y emociones infinitas

Un viaje de tiempo breve y emociones infinitas

El trabajo ha sido una suerte de escalada que sin dudas ha traído frutos… Uno de ellos es cumplir un gran sueño.

Así también, los menesteres del día a dia nos impiden que en este largo caminar nos detengamos un segundo a mirar el paisaje o simplemente a mirar atrás para ver cómo vamos según lo presupuestado. Menos aún pensar en descansar!

Mi voluntariado en Joomla! me ha dado muchas alegrías y entregado muchos amigos… Algunos siguen hasta hoy y fue justamente uno de ellos quien generosamente posibilitó una escapada a Valparaíso el pasado fin de semana junto a mi señora.

Salir de Santiago no era un capricho para mi, era una necesidad. Ya hace meses que no lo hacía y llega un momento en que mente y cuerpo te pasan la cuenta…

Me convertí en guía turístico de una ciudad que conozco muy bien, aúnque no absolutamente, me puedo mover con fácilidad en ella y es por ello que desde el sabado muy temprano nos dimos la tarea de subir y bajar cerros junto a mi señora… Visitar ascensores, miradores, pasear por la costanera, ir a plazas y museos, llegar al puerto, navegar por la bahía para luego descansar unos minutos y emprender rumbo a las ramadas de la ciudad.

Ya a estas alturas había cumplido mi misión de no hablar ni pensar en trabajo…

Al día siguiente, nos dimos el tiempo de visitar a unos amigos en Quilpué, ciudad cercana a Valparaíso/Viña del Mar, con ellos compartimos un 18 como corresponde… Empanadas, Asado, Terremoto y uno que otro bebestible.

Ya en la tarde, las gotas de lluvia comenzaron a caer y es así como regresamos a nuestros centro de operaciones en Valparaíso… En medio de la “operación retorno”, tomé a mi señora de un brazo y nos bajamos en Viña del Mar, con la misión de pasear por plazas y recorrer la famosa Avenida Perú.

En este punto del fin de semana ya todo estaba realizado, de un largo checklist, todas las cosas que deseaba hacer, se hicieron.

Concluímos la “operación retorno” para descansar y a la mañana siguiente regresar a Santaigo.

En este regreso conversamos con mi esposa que no debemos dejar pasar tanto tiempo antes de volver a escaparnos de Santiago, porque no es bueno para nadie… Y menos para nuestra salud.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: